La comarca de Liébana se ubica en el extremo occidental de Cantabria, limitando con Asturias, León y Palencia. Se trata de un profundo valle, recorrido por el río Deva y sus afluentes y rodeado por todas partes por elevadísimas montañas, que superan casi siempre los 2.000 metros de altitud: La Cordillera Cantábrica que incluye los Picos de Europa y la Sierra de Peña Sagra.

Cuatro valles principales integran la comarca, Valdebaró, municipio de Camaleño; el Valle de Cereceda, Vega de Liébana; Valdeprado, Cabezón de Liébana y Cillorigo. En la confluencia de los cuatro valles se encuentra la Villa de Potes, capital indiscutible de la comarca.
La accidentada geografía de Liébana, ha sido utilizada repetidamente como refugio a lo largo de la historia. Sus primeros pobladores, se hicieron fuertes a las legiones romanas en los montes Vindio y Medulio, al producirse la invasión musulmana, muchísimos cristianos se refugian en liébana y los últimos mahometanos supervivientes a la batalla de Covadonga, fueron aniquilados en Los Llanos, Camaleño.

Se crearon numerosos monasterios, como San Martín de Turieno y Santa María de Piasca, pero el más destacado es sin duda alguna, Santo Toribio de Liébana, conocido principalmente por albergar la reliquia del "Lignun Crucis" el mayor fragmento conservado de la Cruz de Cristo, traída desde Tierra Santa, tras la invasión musulmana por Toribio de Astorga. Desde el siglo XVI, Santo Toribio de Liébana comparte con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela el privilegio del Año Jubilar: cuando la fiesta del santo, 16 de abril, cae en domingo, se abre solemnemente la Puerta del Perdón del monasterio y se inaugura el Año Santo Lebaniego.

Liébana tiene en el Parque Nacional de los Picos de Europa, la culminación de su accidentada y bellísima orografía, con cimas superiores a los 2.600 metros. El Parque Nacional engloba la práctica totalidad de los Picos, unos 700 kilómetros cuadrados.

La vida tradicional de Liébana se ha caracterizado hasta hace poco tiempo per el aislamiento y la autosuficiencia, lo que explica que la comarca haya conservado un interesante y variado patrimonio etnográfico.
Todos los pueblos lebaniegos son museos vivos de cultura popular, con una arquitectura rural muy notable, en la que no faltan los escudos hidalgos y los últimos hórreos de Cantabria.


Lugares Divinos
Estancias de España
Casona de Cosgaya en Tuscasasrurales.com
Historic Hotels of Europe
Siguenos en twitter Siguenos en Facebook